El retorno. Los caminos de un acervo recuperado. Colección Manuel A. Duarte Pallarés y Pilar Burró de Duarte.

Hasta el 16 de agosto

Sala Josefina Plá

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La inauguración se realizó
el 26 de julio, 19 horas
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El Retorno. Los caminos de un acervo recuperado

 

Esta exposición, realizada bajo la curaduría de Ticio Escobar y con la expografía de Osvaldo Salerno, trabaja una selección de obras que, en parte, habían sido robadas a la colección Duarte-Burró y, luego, recuperadas.

Así, la muestra expone parte de las piezas pertenecientes a una colección de arte religioso procedente de los talleres misioneros del Paraguay. El acervo, formado entre los años 1968 y 1990 por el matrimonio de Pilar Burró y Manuel Duarte A. Pallarés, constituye en su género una de las colecciones privadas más importantes del Paraguay. La misma había ido reuniendo piezas seleccionadas a partir de criterios de calidad determinados por el gusto y la intuición de los coleccionistas. Sin embargo, y a pesar de que no fue conformado según un sistema orgánico de tendencias históricas o estilísticas, el conjunto da cuenta de una notable variedad, capaz de ilustrar el proceso del arte religioso desde sus orígenes coloniales hasta nuestros días.

Entre el 14 y el 16 de enero de 2012 fue robada una parte considerable de este patrimonio, que logró ser recuperada en su casi totalidad el 6 de diciembre del mismo año. El saqueo no sólo significó un riesgo grave para el patrimonio histórico cultural de nuestro país, sino que puso en evidencia la vulnerabilidad de las instituciones destinadas a su cautela.

La curaduría de esta muestra ha seleccionado las obras a ser expuestas de entre las pertenecientes a la mitad de la colección, la correspondiente a Ramón Duarte Burró.

El hecho de recuperar algo valioso obliga a mirar lo recobrado a través de la figura de su propia pérdida. La importante colección adquiere el aura de la amenaza y requiere no sólo nuevas medidas de protección, sino otras miradas que revisen sus formas intimidadas. Esta exposición contempla las obras como piezas que regresaron desde la historia, pero también las considera desde la ausencia radical marcada por el robo; una pérdida pasada que recalca hoy la presencia de estas imágenes. Por eso la muestra, integrada por muchas de las piezas que habían sido sustraídas, busca subrayar la comparecencia de la obra: imágenes que habían dejado de estar, ahora están allí, manifiestas ante la mirada, expuestas a la comprobación de su recobro.

 
DESCARGAR EL CATALOGO DE LA EXPOSICION